ENVÍO GRATUITO A TODA LA PENÍNSULA A PARTIR DE 20€

Bebidas energéticas y su función en los esports.

Cada vez hay más variedad de bebidas energéticas en el supermercado: diferentes colores, sabores, marcas, supuestas propiedades… El consumo de este producto se ha extendido. Ritmos de vida frenéticos, estudios compatibilizados con trabajos, jornadas laborales largas, planes de ocio infinitos y querer llegar a todo. Buscamos soluciones para tirar más, para rendir, para satisfacer a todos y todo lo que nos reclama.

Pero el agravante de la situación es que el consumo habitual en adultos se ha traspasado también a niños. Ya en 2013, según cifras de la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA, European Food Safety Authority), aproximadamente el 18% de los menores entre 3 y 10 años eran consumidores de bebidas “energéticas”, de los que un 16% eran consumidores crónicos, con una ingesta promedia de casi 4 litros de estas bebidas al mes.

¿Qué son las bebidas energéticas?

Las bebidas energéticas son todas aquellas bebidas libres de alcohol, generalmente gasificadas compuestas básicamente por agua, azúcares, cafeína y otros ingredientes como aminoácidos, vitaminas, minerales y extractos vegetales.

Aunque ellas se definen como un producto que potencia la resistencia física y nos ayudan a lograr un mayor nivel de concentración, cosa que nos interesa bastante en los esports.

¿De qué estás compuestas estas bebidas?

Algunos de los ingredientes de estas bebidas son el agua, azúcar, cafeína, taurina, glutamina guaraná, ginseng, etc… Es de buen conocedor saber que estas bebidas no estás asociadas a una vida saludable y que no son nada beneficiosas para nuestro organismo ni para nuestra salud.

Los componentes que más nos preocupan debido a que se encuentran en gran cantidad en este tipo de bebidas son: el azúcar y la cafeína.

¿Cómo actúan en mi organismo? ¿Me ayudarán a estar más concentrado en los partidos?

Tomando como referencia una lata de 250ml que contenga 80mg de cafeína y 27,5g de azúcar la bebida actuará de la siguiente forma en nuestro cuerpo:

  • 10 minutos después:  La cafeína ya ha entrado al torrente sanguíneo. Aumenta la frecuencia cardíaca y presión arterial.
  • 15-45 minutos después: Los niveles de cafeína alcanzan su máximo. Estás más alerta y concentrado.
  • 30-50 minutos después: Se asimila toda la cafeína. El hígado responde añadiendo más glucosa a la sangre.
  • 1 hora después: Disminuyen los niveles de glucosa, el efecto de la cafeína y por tanto, la energía. Aumenta el cansancio.
  • 5-6 horas: El nivel en sangre de la cafeína se reduce al 50%.
  • 12 horas: Es lo que se tarda en eliminar normalmente por completo la cafeína.
  • 12-24 horas: Si el consumo es regular se puede dar el síndrome de abstinencia.

Por lo tanto, las bebidas energéticas no me van a favorecer, ya que, tendrán un efecto rebote y en partidos largos (que es lo más común) igual que sufriré el subidón sufriré el bajón.

Autor:
Alejandro Guzmán Ríos.
    
Web: www.alexguzmanrios.com
Instagram: @alexguzmanesports
Twitter: @AlexGR94